Memoria Inesperada

Víctor Juan

(Sibirana, 2018)

 

 

 

 

Por qué escribí esta novela…

(Casi dos decálogos)

*

Audio de la presentación de Memoria inesperada en la Librería Antígona de Zaragoza

(José Luis Melero, Fernando Sanmartín y Víctor Juan).

22 de junio de 2018

*

Teaser presentación de Memoria inesperada.

Mejor actriz, Elena Gómez Zazurca. Huesca, Librería Anónima, 7 de septiembre de 2018

*

Begoña Sierra entrevista a Víctor Juan sobre Memoria Inesperada

(Diario del Alto Aragón, 9 de septiembre de 2018)

*

Víctor Juan conversa sobre Memoria inesperada con Cristina Pérez Diego

en «Hoy por hoy Huesca» de Radio Huesca. (7 de septiembre de 2018)

*

«La grandeza de los días», Mariano Gistaín escribe sobre Memoria inesperada

*

María Dubón reseña Memoria inesperada

*

Víctor Juan conversa con Javier Vázquez sobre Memoria inesperada en "Escúchate" de Aragón Radio

(20 de julio de 2018)

*

Víctor Juan conversa con Miguel Mena sobre Memoria Inesperada en «A vivir Aragón» de Radio Zaragoza

(1 de julio de 2018)

*

Víctor Juan conversa con Ana Segura sobre Memoria inesperada en La Torre de Babel de Aragón Radio

(21 de junio de 2018)

 

*

Memoria Inesperada: otra novela de la educación

Antón Castro, Heraldo de Aragón, 31 de mayo de 2018

 

 

Unos días antes, Víctor Juan publicaba en Sibirana una nueva novela, la quinta tras ‘Por escribir sus nombres’ (2007), ‘Marta’ (2010), ‘Las manos de Julia’ (2012) y ‘Aquellos días de luz y palabras’ (2013):‘Memoria inesperada’, la historia de Carmen Pardo. El libro empieza en un cementerio, tras la muerte de su padre. “El día de mi entierro quiero que llueva como en las películas –repetía Joaquín Pardo Montañés cada vez que hacía recuento de sus deseos póstumos”, dice Víctor Juan en el inicio del libro. Ella, fiscal y enamorada de joven de un estudiante de Derecho llamado Fernando Sanmartín, autor ahora de uno de sus libros de cabecera, ‘La Zaragoza del capitán Marlow’ (Xordica), hace recuento de las relaciones difíciles con su padre, especialmente entre los 13 y los 23 años.

Un día, entre sus recuerdos y objetos, descubre una caja y dentro hay un mundo inesperado: el de su abuelo, Santiago Pardo Julián, ateneísta, nacido en 1888 (como Ramón Acín, escultor, pedagogo y anarquista), que fue maestro, que estuvo en París, que vivió una amorosa relación con Pilar, etc. Carmen Pardo lee sus cartas, sus diarios, y se interesa por su aventura. Y encontrará una complicidad inesperada en un experto en educación, Fernando Ríos, que es objeto de una contraportada en HERALDO. Se la hace Chaco R. Morais, y ahí descubre su personalidad y su amor a la pedagogía y a la historia de tantos educadores de infausto destino.

Fernando Ríos, tras investigar el destino del abuelo Santiago, le dice a Carmen Pardo, que es fiscal, que le va a doler lo que ha encontrado: “Es un texto hermoso y valiente, cargado de dignidad. Cuando lo leas estarás orgullosa de llamarte Pardo, de ser la nieta de don Santiago, el director de la escuela de Ramón y Cajal, de haber heredado el carácter de tu abuelo. Y también te dolerá este país que condenó a sus mejores hijos a la muerte, al exilio o al silencio, un miserable país que nos condenó a todos a vivir huérfanos en la oscuridad”.

Y solo hasta aquí se puede contar de esta novela de la emoción, de la sensibilidad y del ennoblecimiento del tiemplo perdido, esta novela de vidas pequeñas, hechas a mano, que se agigantan en el espejo del tiempo.

 

 

 

Memoria inesperada en la sala de partos....